viernes, 7 de noviembre de 2008

La mano tonta

Esta semanas he ido a dos concursos de rápida. Aielo de Malferit (Valencia) y Murcia. No hice buenas obras. Me deje llevar por la ejecución y no medite lo suficiente. Pintar, o dibujar, sin pensar “demasiado” puede dar resultados sorprendentes y muy expresivos pero también lo contrario. Creo que la improvisación total mejor dejarla para casa, espero solucionarlo esto en los próximos concurso.



Pequeña selección de retratos del natural a sanguina que hice hace unos seis años buscando la máxima velocidad de ejecución y economía. Evitando visualizar mentalmente, sin dar tiempo a que la mente envíe demasiadas ordenes a la mano y dejando que esta recorra el papel guiada por su propia intuición. Muy divertido.

2 comentarios:

Manur dijo...

me entra el gusanillo al ver los trazos de tu sanguina, y estoy contigo, me lo he pasao muy bien garabateando sobre blanco y dejando un poco al azar que haga de las suyas. por cierto como haces para meterlas todas juntitas? las fotos¡

Ignatius dijo...

Uff, con paciencia, ajustando bien los tamaños.